Get the Flash Player to see this player.

Infancia

infancia

Geografía E-mail

TERRITORIO

Superficie

El Concejo de Sobrescobio (Sobrescobiu), incluido en su totalidad dentro del Parque Natural de Redes y declarado por la UNESCO Reserva de la Biosfera, se encuentra situado en la zona centro-oriental de Asturias. Cuenta con una superficie de 69,42km2, en los que guarda incalculables tesoros naturales y limita con los concejos de Piloña, Caso, Laviana y Aller.

Sobrescobio constituye un paraíso de valles, ríos arroyos, bosques, praderas, majadas y desfiladeros que lo convierten en punto de referencia del turismo de naturaleza y montaña en el Norte de España.

Sobrescobio toma su nombre de la raíz latina super scopulum, sobre "el escobio" (nombre que en asturiano reciben los desfiladeros) y que hace referencia al angosto paso tallado en la roca por el río Nalón, que servía de entrada al concejo. Este paso se ve hoy en día superado por la carretera regional As-17, el llamado Corredor del Nalón, principal vía de acceso al Parque Natural de Redes, que atraviesa todo el Valle del Nalón hasta el Puerto de Tarna, ya en el límite con la provincia de León.

El concejo comprende los núcleos de población de Rioseco(capital del concejo) Soto de Agues, Ladines, Campiellos, La Polina, Villamorey, Anzó, y Comillera. Desde Rioseco parten las carreteras locales que comunican todos los demás núcleos de población del concejo: una hacia el sur (SC-2) que lleva a La Polina, Villamorey, Soto de Agues y Ladines; y otra al norte (SC-1) a Campiellos.

 Vista de Rioseco

 

Geología 

Desde un punto de vista geológico, Sobrescobio se caracteriza por la superposición de dos unidades litológicas, una masiva y resistente formada por cuarcitas y calizas de montaña, y otra, mucho menos potente y más deleznable, constituida por materiales de tipo pizarroso. Estas unidades forman estructuras cabalgantes, desplazadas en dirección Oeste-Este, que se van repitiendo en todo el sector. Como en el resto de la Cordillera Cantábrica, se observan aquí, sobre todo en las montañas de la divisoria, las huellas del modelado glaciar, evidenciado por la existencia de valles en "U", circos, y pequeñas morrenas.

Son elementos "resistentes a la erosión" los crestones de cuarcita como la Sierra del Crespón, Retriñón, Cullargayos y La Xamoca, o de caliza como Corbellosu, Guanalón y La Mezquita; desfiladeros, tanto de cuarcita como algunas zonas del río Alba y el del Torrexón sobre la presa de Rioseco, o de caliza como el de Anzó; cascadas en la ruta del Rio Alba; canchales o pedreros a pie de escarpes calizos o siliceos; lapiaces; dolinas; depresiones kársticas; cuevas como las del monte Llaimo; picos, como Retriñón (1.862), Moroma (1660), La Fraya (1403), Riegos (1389), La Mezquita (1316), Cullargayos (1391), Gamonal (1064), La Xamoca (1.288), Arganosa (1154), Guanalón (1230), La Collaidella (1485), La Forcada (1556), Cuchu (1646), La Praera (1641), y un largo etcétera con gran atractivo para los amantes del montañismo.

Entre los elementos "menos resistentes" están las montañas suaves; fenómenos de reptación superficial, con lento desplazamiento de suelos y troncos de árboles curvados; argayos o movimientos en masa; canales de arroyada, en zonas sin vegetación; minas abandonadas, de hierro en el monte Llaímo o de cobre en Ladines; circos glaciares que tenían lenguas glaciares, como la Cruz de los ríos; vegas glaciares, en valles abiertos en "U", con fondo plano como el de Soto de Agues y valles fluviales con forma de "V", de erosión fluvial en zonas blandas.

 Embalse de Rioseco
 

Flora

La vegetación está representada fundamentalmente por la gran extensión de bosques maduros de hayedos y robledales de roble albar, que constituyen un valiosísimo reducto de los escasos bosques ibero atlánticos, así como por castañedos en las zonas bajas. Las masas boscosas aparecen, no obstante, entremezcladas con áreas no menos amplias dedicadas a prados y pastos o cubiertas de matorral.

Es de especial importancia al estar en la cordillera Cantábrica, que constituye una singularidad biogeográfica de primer orden por tratarse del único sistema montañoso atlántico y su aislamiento del resto de las montañas de la Europa occidental, con carácter netamente alpino.

La importancia reside también en la diversidad tanto por riqueza en especies como por la abundancia en especies raras, con elementos atlánticos, oromediterráneos, pirenaico y alpino, con endemismos orocántábricos y cantabroatlánticos, con gran cantidad de especies y comunidades protegidas y hábitats comunitarios.

Referente a la riqueza en especies, Sobrescobio alberga un elevado número de especies de flora vascular (unas 1.100 especies), más de la mitad del elenco florístico asturiano formado por unas 2.170 especies.

La riqueza florística obedece a razones biogeográficas, (pues pertenece a dos provincias: la cantabroatlántica y la orocantábrica, que comparte elementos del ámbito mediterráneo y el eurosiberiano), y a razones geobotánicas pues hay coexistencia de sustratos de naturaleza caliza que caracterizan a la Iberia oriental.

Por otro lado, la coexistencia de 14 de las 19 series de vegetación descritas en Asturias, se traduce en la presencia de gran número de hábitats y comunidades.

Hay 12 (de las 71 de Asturias) especies catalogadas de flora como tejo (Taxus Baccata), acebo (Ilex Aquifolium), genciana (Gentiana Lutea), narciso de asturias (Narcisus Asturiensis), narciso trompeta (Narcisus Pseudonarcisus Subsp. Nobilis), estrella de agua (Callitriche Palustris), helecho juncal (Isoetes Asturicense), junco lanudo (Eriophorum Vaginatum), helechilla (Vanaesboschia Speciosa) y licopodio alpino (Diphasium Alpinum).

Hay comunidades vegetales con interés comunitario como los enebrales subalpinos calcícolas (Daphno Cantabricae-Arctostaphyletum uva ursi), los robledales y las alisedas centro-orientales (Hyperico Androsaemi-Alnetum Glutinosae).

 
 

Fauna

Referente a la fauna, se encuentran representados en este espacio todos los elementos que configuran la riqueza faunística de la montaña centro-oriental.

Se tiene constancia de la presencia de un total de 208 especies de vertebrados, de los que 50 son mamíferos, 131 aves, 13 reptiles, 10 anfibios, y 4 peces.

Buena parte de ellas disfrutan de algún tipo de protección, 11 (de 20) a través del catálogo regional de fauna vertebrada amenazada, 9 en el Plan de Ordenación de los Recursos naturales de Asturias (PORNA) y los del Catálogo nacional, la Directiva Hábitats 92/43, la Directiva Aves 79/409 o el Convenio de Berna, entre las que destacan especies forestales emblemáticas como el oso pardo cantábrico (en peligro de extinción), el urogallo o el pico mediano, con requerimiento ecológicos muy exigentes.

Las especies catalogadas son el oso (Ursus Arctos), urogallo (Tetraeo Urogallus), pico mediano (Dendrocopus Medius), águila real (Aquila Chrysaetos), avión zapador (Riparia Riparia), nutria (Lutra Lutra), alimoche (Neophron Pernocterus), halcón peregrino (Falco Peregrinus), azor (Accipiter Gentilis), murciélago de geoffroy (Myotis Emarginatus), murciélago de cueva (Miniopterus Schreibersi).

Las especies singulares son el pito negro (Dryocopus martius), pico menor (Dendrocopus Minor), lobo (Canis Lupus), liebre de piornal (Lepus Castroviejoi), liebre norteña (Lepus Europaeus), perdiz pardilla (Perdix Perdix), desmán ibérico (Gelemys Pyrenaicus).

También están presentes los taxones comunitarios de 7 invertebrados, así como de lagarto verdinegro (Lacerta Schreiberi), lagartija serrana (Lacerta Monticola), salamandra rabilarga (Chioglosa Lusitanica), murciélago grande de herradura (Rhinolopus Ferrum-Equinum), murciélago pequeño de herradura (Rhinolopus Hipposideros) y murciélago de bosque (Rhinolopus Euryale).

Las especies de fauna cinegética son el rebeco cantábrico (Rupicapra Pyrenaica Parva), corzo (Capreolus Capreolus), venado (Cervus Elaphus) y jabalí (Sus Scrofa).

 
 

Escudo de Sobrescobio