Get the Flash Player to see this player.

Infancia

infancia

Patrimonio Arquitectónico y Artístico E-mail

   

Puente de Soto de Agues

El visitante que se acerque a Sobrescobio, lo hará fundamentalmente atraído por su entorno natural y por los maravillosos paisajes que atesora. Sin embargo, no se puede obviar el importante patrimonio histórico-artístico que participa de un marcado carácter popular y que ha sido objeto, en los últimos años, de una importante labor de conservación y recuperación.

En toda la zona se deja notar una cierta impronta romana, fundamentalmente en infraestructura viaria. Así, se conservan restos de una antigua vía con probable origen romano, que enlazaba Sobrescobio con la Calzada Real, dicho tramo es fácilmente accesible, al estar comprendido en la primera parte del itinerario señalizado como PR-AS.122, Ruta de la Calzada Romana, que parte de la localidad de Rioseco.

El Castillo de Villamorey, del que tan sólo quedan las ruinas del Torrexón, fue objeto de una cuidada restauración, aplicada tanto a su entorno como al camino de acceso a él. Se encuentra situado sobre las tranquilas aguas del embalse de Rioseco, en un promontorio rocoso que domina la entrada al concejo. Era un edificio defensivo de clara filiación romana posteriormente reconstruido en época de Alfonso I. La primera referencia documental es del año 1185, cuando el rey Fernando II hace donación a la Orden Militar de Santiago de la heredad y Castillo de Sobrescobio, para que sea inmune y libre de la voz regia, con todas sus pertenencias, derechos y términos, haciendo ésta a perpetuidad. También conocido con el nombre de Torrexón de Tielva, se describe en ruinas y deshabitado en un documento de 1494. Este abandono y su posterior ruina tuvieron lugar tras la fundación de la Pola de Sobrescobio en 1344, cuando el rey Alfonso XI, a petición de sus hijos Enrique y Fadrique, otorga carta de población (Carta Puebla) al concejo de Sobrescobio. En esta carta, hoy perdida, manda a los de este concejo que hagan puebla en el lugar de Oviñana, a fuero de Benavente, concediéndoles diversas exenciones y fijando en la cantidad de 1.200 maravedíes el tributo que debían de satisfacer anualmente a los señores del coto. La importancia de la presencia del Torrexón de Villamorey queda patente en su inclusión dentro del Escudo de Sobrescobio, junto a la Cruz de la Orden de Santiago, a la que perteneció el municipio hasta el año de 1565, en el cual la Orden acordó enajenar su jurisdicción sobre él.

Se conservan varias casonas rurales asturianas entre las que hay que destacar la Casa de los Canella, ubicada en Soto de Agues y construida en el siglo XVI, fue el antiguo solar de la familia Canella oriunda de esta localidad.

Entre los edificios religiosos hay que destacar la Iglesia Parroquial de Santa María la Real de Oviñana, fundada a principios del siglo XV, reconstruida en 1561 bajo la dirección del arquitecto Fernando de Posada, comenzó a usar el título de Real a partir de 1719. Entre 1729 y 1732 se hizo el retablo mayor a cargo del escultor Francisco de Rivera y en 1868 se construyó la Capilla de los Mártires y la espadaña. Fue derruida en 1934, durante la Revolución de Octubre y actualmente, tan sólo se conservan sus ruinas. Junto a la Iglesia se encontraba la antigua casa consistorial del concejo, actualmente en Rioseco.

 Capilla de Villamorey

La Iglesia de San Andrés, en Soto de Agues, de estilo historicista. Construida en 1805 por el maestro Manuel Secades, y sufragada por los vecinos de Soto, fue intervenida en 1857 y reedificada en 1872. En su exterior se puede leer la siguiente inscripción: “se hizo a costa de los vecinos de Soto y Agues siendo juez Don Toribio Suárez de la Bera en 1805”. La planta es rectangular, con crucero y cabecera cuadrada, bóvedas de crucería y pórtico lateral. Tiene una torre lateral en forma de aguja apuntada, decorada con bolas de tipo escurialense, que sustituyó al antiguo remate consistente en un templete de columnillas de hierro y que constituye uno de los elementos más llamativos del conjunto. Las bóvedas tienen una decoración pictórica que consiste en la imitación de mármoles que enmarcan pasajes bíblicos. El retablo actual es obra del padre Carlos Pereira, natural de Soto de Agues, y está realizado en la década de 1970 con vidrios de colores engarzados en una estructura metálica para configurar una cruz basada en la Cruz de Alfonso II el Casto.

LaCapilla de San Antonio de Padua, en Soto de Agues; fundada en 1709 por el sacerdote Domingo Conches Rubio, natural de esta localidad y destinado en San Juan de Villar de Santos (Orense), según consta en una inscripción adherida a su fachada. En la hornacina central del retablo aparece una imagen de bulto redondo de San Antonio, y en los lados aparecen relieves representando las imágenes de la Virgen María y San José. LaCapilla de San Roque, en Villamorey; de planta cuadrada, pórtico delantero y campanario con espadaña, fue reedificada en 1858 por Juan Suárez Buyeres. La Iglesia de San Pedro, en Ladines; del siglo XV y reconstruida en 1640, en la que destacan el rosetón y la clave de la puerta en la que se conserva una talla de la Cruz de los Caballeros de la Orden de Santiago. La Ermita de San Nicolás de Tolentino, en Campiellos; cuya fundación se remonta a 1673. LaCapilla de Santa Ana, en Soto de Agues.

 Capilla

Entre las obras de promoción indiana, hacer hincapié desde un punto de vista artístico, a la vivienda conocida como Chalé de don Pedro, en Rioseco; destaca por la austeridad formal de su construcción y por presentar pinturas murales en todas sus dependencias y distintas máscaras de estuco policromado, que son características en la decoración de este tipo de viviendas.

El capital indiano, favoreció también la construcción de escuelas en el concejo, que a finales del siglo XIX tenía uno de los índices de analfabetismo más bajos de Asturias, situado en un 5% de la población. Así, Eladio G. Jove en la obra Asturias de Bellmunt y Canella, nos refiere el siguiente comentario: "Una de las cualidades de este concejo es su celo y entusiasmo por la instrucción pública; sosteniendo tres escuelas elementales (dos de niños y una más de niñas y dos más incompletas); todos así saben leer y escribir, y las casas escuela son excelentes edificios." La primera escuela del concejo, laEscuela de Villamorey, se fundó en 1814 gracias a la donación de Marcos Cachero, quien a su fallecimiento en Méjico donó al municipio 2.000 pesos fuertes para la construcción y sostenimiento de una escuela en su pueblo natal. Actualmente está derruida.

La Escuela de Promoción Indiana de Soto de Agues; constaba de una vivienda, escuela y biblioteca popular y se encuentra próxima a la iglesia. Recibía el nombre de "Escuela Nacional Nieves Compañó de Blanco, unitaria para niños y niñas". En la construcción de la escuela participaron emigrantes de la localidad, algunos de los cuales remitieron desde La Habana un retrato de don Fermín Canella y Secades, oriundo de la misma. Durante la Guerra Civil fue incendiada; reconstruida en 1948, se convirtió en una escuela para niñas, con vivienda para la maestra. Actualmente acoge la Biblioteca y las Oficinas del Grupo de Desarrollo Rural "PRODER II Alto Nalón".

 Hórreo en La Polina

En el patio de la Escuela se encuentra emplazado un Busto de don Fermín Canella Secades; Catedrático de Derecho Civil en la Universidad de Oviedo, Decano y Rector de la misma, Senador del Reino, Cronista de Oviedo y su Provincia, escritor, periodista e historiador. Fue realizado por el escultor madrileño Rafael Vela del Castillo e inaugurado en el año 1924 en homenaje a la figura que en sí representa Fermín Canella, hijo adoptivo del concejo de Sobrescobio.

LasEscuelas del Grupo San Ginés, en Rioseco; fueron construidas entre 1930 y 1938 como escuelas unitarias para niños y niñas. Cuentan con sendas viviendas para los maestros y estuvieron sufragadas con dinero enviado por Pedro Suárez, emigrante en La Habana. Para la realización de las obras se instituyó una comisión que las dirigiera, en la que participaban los principales vecinos de Rioseco. Además se reservó una parte de la ayuda, que ascendió a la cantidad de 63.476 reales, para los padres de familia con dificultades económicas. Actualmente alberga la sede del CRA Laviana-Sobrescobio.

LaCentral Eléctrica de Tanes, propiedad de la empresa Hidroeléctrica del Cantábrico y situada en Rioseco; fue construida en 1980 por el arquitecto, pintor y escultor asturiano Joaquín Vaquero Palacios, que a su vez contó con la colaboración de su hijo Joaquín Vaquero Turcios. Su principal objetivo fue el integrar la escultura, la arquitectura y la pintura en una obra industrial, humanizando de esta manera un espacio que está al servicio de la técnica. La Central está excavada en la roca. Se actuó fundamentalmente sobre la sala de turbinas, en cuya bóveda aplicó grandes campos geométricos de color, en tonos muy vivos blancos y amarillos sobre un fondo gris, y se revistieron de acero pulido las pilastras de hormigón que sostienen la cubierta, dejando la roca vista en los demás tramos. También se le dio un tratamiento artístico a las carcasas, máquinas y elementos funcionales como conducciones, tuberías y barandillas. Obteniendo como resultado un conjunto impresionante, con un tratamiento muy futurista, que fue realizado con una gran economía de medios. Actualmente no es posible visitar la Central Eléctrica de Tanes, por ello, se recomienda la visita a la Casa del Agua, lugar en el que se explica el funcionamiento reversible de la Central y en el que se pueden contemplar diversas imágenes de su interior.

 Hórreo

 

Arquitectura popular

En municipios eminentemente rurales como Sobrescobio, la arquitectura popular constituye uno de los elementos mejor conservados en sus núcleos de población, manteniendo el tipismo de la arquitectura popular tradicional de la región. La vivienda tradicional, casa de piedra con techumbre de teja roja curva y galerías y corredores de talla de madera, es uno de los aspectos definidores del paisaje de la zona, junto con las tradicionales y muy numerosas construcciones anexas, fundamentalmente los hórreos, y otras como molinos o lavaderos que aún se mantienen en uso.

Al lado de la vivienda suelen situarse la cuadra y el hórreo, construcción tradicional en la zona, que se usa como granero elevado para aislar el maíz, la matanza y otras producciones agrícolas de la humedad y los roedores.En Sobrescobio, son más de cien los que aún resisten el paso del tiempo y tienen, en su mayoría, una edad superior a los cien años, conservándose algunos de los siglos XV y XVI, y no pocos del XVII y XVIII.

Entre todos los pueblos cabe destacar las localidades de Soto de Agues y Ladines, que conservan prácticamente intacta su arquitectura tradicional, por lo cual están protegidos bajo la figura de Área de Rehabilitación Integrada por el Principado de Asturias.

En las zonas altas de pastoreo abundan las cabañas, reunidas en las majadas, y utilizadas generalmente sólo en verano para facilitar el cobijo del ganadero que vigila sus reses durante el tiempo que permanecen pastando en los montes. Dichas cabañas suelen ser de piedra, de planta rectangular y con cubierta de losas (llábanesde piedra), aunque actualmente se tiende a la cubierta de teja árabe.

Corredores

 

Ingenios hidráulicos

El aprovechamiento humano ha tenido, y tiene, gran importancia, siendo muchos los ingenios que usaban el agua como fuerza motriz; entre ellos hay que destacar aquellos que aún hoy se conservan como son los molinos, cuya presencia en Asturias data del siglo XI y se utilizaron para obtener harina. Los más comunes fueron los de una muela motriz situada en posición horizontal, el rodezno, conocido en la zona comoroendu. La molienda la realiza una piedra móvil, llamada muela móvil ovolandera, que gira sobre otra piedra fija, llamada muela fija ofrayóny el grosor de la harina depende de la distancia entre las dos muelas. Los molinos harineros eran, bien comunales (los vecinos molían el grano en veceras o turnos), o bien de maquila (hay un solo propietario que cobra en especie una parte proporcional del cereal). Muchos de los molinos se han restaurado y todavía mantienen su uso en la actualidad, así se puede visitar el Molín de Villamorey, donde existe un cartel que explica su funcionamiento; el Molín el Ponticu, ubicado en Ladines, donde hay señalizada una pequeña ruta para acceder hasta él, y los Molinos de la Pontica en Soto de Agues. Muchos eran los refranes populares, las coplas y las leyendas que había en torno a los molinos, que además eran lugares de reunión en los que se comentaban los acontecimientos cotidianos y se trataban todo tipo de cotilleos y habladurías.

        Adivinanza:

Qué cosa tiene el molino

Precisa y no necesaria

No puede moler sin ella

Y no le sirve de nada

EL RUIDO

Cantar referente a la maquila:

La molinera trae corales

Y el molinero corbatín.

¿De dónde sale tanto lujo

si no sale del molín?

 

Molino

 

También se conservan los lavaderos, espacios de uso público construidos siguiendo el estilo tradicional y utilizando los materiales que el medio ofrece para su construcción como son la piedra, la madera y la teja árabe para la techumbre. Los lavaderos se usaban para lavar la ropa y cumplían una importante labor social al ser el lugar en el que las mujeres se relacionaban entre sí. Hoy en día, aunque han caído en desuso y perdido esa función social, se siguen encontrando en todos los pueblos del Parque totalmente rehabilitados. Por otro lado, hay una serie de ingenios hidráulicos que han caído en desuso y no se conservan, salvo algunas reproducciones, como son los mazapilas, realizados con madera y que aprovechaban las corrientes de agua que hay en las zonas de pasto para espantar animales como jabalíes, osos y lobos, y evitar así que causasen daño a las cosechas y a la ganadería; y los batanes, que se usaban para golpear, desengrasar y dar cuerpo a los tejidos mediante unos grandes mazos movidos por la energía proporcionada por el agua y transmitida a través de la rueda hidráulica. Ha quedado testimonio de la existencia de los batanes en la toponimia, así sabemos de la presencia de un batan en Soto de Agues, en la zona conocida como El Batán del Escobio, al inicio de la Ruta del Alba.

 

Lavadero

 

Artesanía

Aún hoy perduran en Sobrescobio distintas manifestaciones artesanas, destacando el trabajo de la madera que está en relación con su abundancia en la zona y ligado a la construcción de viviendas y a la tradición de talla para decorar la madera, así como para la fabricación de las madreñas, calzado tradicional, aún en uso y de multitud de objetos de uso domestico, como muebles y utensilios de cocina. Se mantiene aún como tradición artesana el oficio de la cestería, siendo muchos los tipos de cestos , según la forma y el uso al que se destinasen.

Hay también pequeñas industrias dedicadas a la elaboración de productos artesanales, como el afamado queso “casín”, contando el concejo con una Quesería ubicada en Soto de Agues. También hay una industria artesanal dedicada a la elaboración de miel y licores caseros, así como una panadería ecológica, ambas ubicadas en Ladines.

 

Corredores

 

Direcciones Artesanos

  • Nombre: Mieles y licores VAYU
    Dirección: Ladines
    Teléfono: 985 60 92 03
  • Nombre: Panadería ecológica MADRETIERRA
    Dirección: Ladines
    Teléfono: 985 60 93 00
  • Nombre: Taller de cerámica artesanal
    Dirección: Soto de Agues
    Teléfono: 699 56 39 47
  • Nombre: Quesería AMOR
    Dirección: Soto de Agues
    Teléfono: 985 60 91 41
Corrales

 

Arte Moderno

Nombre: Centro de Investigación Artística Ladines
Dirección: Ladines
Teléfono: 663 08 04 61 - 675 42 16 30

Web: www.arteladines.es

 

Escudo de Sobrescobio